En la terapia familiar se intenta  encontrar maneras constructivas de apoyarse mutuamente para logara una mejor convivencia en donde los limites y la responsabilidad ayuden a ser mejores personas socialmente y tener un mejor desarrollo emocional.

La familia es el contexto más importante para nuestro desarrollo psicológico personal y para adquirir la capacidad para hacer una vida en sociedad.

Las presuposiciones básicas de la terapia familiar es que la familia influye en los procesos psicológicos de sus miembros y estos  a su vez, influyen en el bienestar y estabilidad de la familia. Por esto, los cambios individuales influyen en la familia y los de la familia en el individuo.

En la terapia familiar se intenta  encontrar maneras constructivas de apoyarse mutuamente para logara una mejor convivencia en donde los limites y la responsabilidad ayuden a ser mejores personas socialmente y tener un mejor desarrollo emocional.

También  se analiza en la terapia familiar la historia de las familias de origen para poder comprender  lo que éstas nos pudieron dar, que nos enseñaron respecto a ser personas en relación  y a hacer.  El lograr comprender a nuestra familia de origen nos sirve para  entender nuestras relaciones actuales  y el porqué  no podemos hacer algo distinto en el presente.

En las sesiones uno de los objetivos es explorar como se relacionan  los miembros de la familia y su contexto interrelacional.  Otro objetivo es que cada persona se responsabilice de su cambio individual y juntos cambien el contexto familiar para que los cambios sean perdurables. Dado que los síntomas reflejan tanto una perturbación de la persona como una perturbación de la relación, es necesario tratarlos a ambos.